martes, 12 de junio de 2018

Por fin se terminó, y van tres


Acabada la temporada vamos con un pequeño resumen de la temporada centrado en las últimas diez jornadas, en las anteriores entradas ya hablé de las jornadas precedentes. El somero análisis de la temporada 2017-2018 puede ser el siguiente:

Con 37 puntos y diez jornadas por delante, todos los objetivos del equipo visto en las declaraciones de los protagonistas (jugadores, entrenador, directiva, afición) era llegar a los 50 puntos como si fuera un tótem. Y nada más lejos de la realidad, en fútbol se ha visto desde siempre que la cuenta de la lechera no sirve.

Así nos fue, que al finalizar la temporada nos hemos quedado en los 48 puntos y 18º posición en la tabla. Pero este club tiene alguna flor, tan de moda utilizada por los medios para cualquier situación, en la que repitiendo situaciones nos mantenemos de nuevo en Segunda División. La única diferencia, y peligrosa, es que en la última jornada llegábamos en puestos de descenso.

A ello se ha juntado una falta de gol alarmante siendo el peor año de la historia de la UD. Almería en Segunda solo superando los años de los descensos de Primera. Aunque suplida con una defensa mas férrea ya que desde la temporada 11/12 no encajábamos tan pocos goles. En cuanto a los puntos obtenidos, hemos seguido la tónica de estos tres últimos años sin contar los años de Primera, obviamente.

Vayamos con la plantilla. No hay un once tipo, pero si aquellos jugadores que han sido mas habituales en las alineaciones tales como: René Román, sin duda, el mejor jugador de la plantilla salvando al equipo en muchas ocasiones; Rubén Alcaraz, el pichichi del equipo con 9 goles siendo un guante a la hora de tirar faltas; Pozo, un quiero y no puedo puesto que sabemos de su calidad pero no ha sido tan determinante en bastantes ocasiones; Joaquín - Nano - Motta, casi insustituibles en defensa pero haciendo el Guadiana a lo largo del año, unos por sus idas de olla y otros por su bajo rendimiento; Fidel, otro que se espera mas de lo que da y, aún así, dio el gol de la salvación en Lugo.

Del resto de la plantilla se podría decir lo siguiente: Caballero, ha jugado bastante, quien lo iba a decir, pero no ha sido el delantero determinante que se esperaba; Pervis, terminó el año como titular, pero todavía no sabemos si es mejor de extremo o de defensa; Morcillo, tiene más tarjetas en su haber que actuaciones destacadas.

De forma genérica se pueden hacer estos grupos; los veteranos y los que restan mas que suman, y hasta dividen (Verza - Tino Costa - Nauzet Alemán - Javi Álamo), los lesionados de larga duración (Fran Rodríguez - Mandi), los centrales que no iban a jugar y casi juegan todo (Owona - Trujillo), cedidos y otros especímenes (Juan Muñoz - Sulayman - Soleri - Lass Bangoura) y para acabar los canteranos que hay de todo (Hicham - Gaspar - Corredera - Navas - Callejón - Lozano).

En cuanto al club, esto parece el día de la marmota, todo se repite como el ajo. Hay un Presidente preocupado en vender el club, no a toda costa, con lo cual la ilusión que ha de despertar a la afición poco puede influir. Se ha seguido la misma pauta con los entrenadores que los últimos cinco años, donde si llegaba uno (bueno, bonito y barato) y salvaba al equipo del descenso se le premiaba con la temporada siguiente. Es decir, un parche servía para hacer un traje después. El año pasado hablaba de Corona y observando la implicación, los resultados y el rendimiento dado por los jugadores que llegaron se puede decir que ha sido un resultado mediocre.

Ha habido una nota común a todos los técnicos que han pasado por aquí este año, en sus primeros partidos se intuyen buenas intenciones pero no se sabe, si es por acomodo de los jugadores o porque éstos se hartan, llegan las malas rachas y de ahí el sufrimiento por subsistir.

Respecto a la afición, poca queja se puede decir teniendo en cuenta que hemos seguido siendo unos 8.000 fieles partido tras partido. Quizás el debe haya sido que estemos acostumbrados a la situación del club que no se protesta lo suficiente. Claro que tampoco ayuda a crear afición el hecho de "regalar" entradas en las últimas jornadas puesto que eso hace que a la siguiente se queden esperando a los regalos y no se abonen.

Echando un vistazo a los números: la segunda vuelta fue peor que la primera (25-23); como local hemos sacado 2/3 de los puntos obtenidos frente a los partidos foráneos (33-15); no hemos sido uno de los equipos que menos ha ganado, se han empatado los suficientes y no ha sido derrotado tanto como el año pasado (12-12-18); los goles a favor nos han lastrado pero hemos aguantado los encajados (38-45).

Para concluir, y repitiendo lo mismo que el año pasado, va a ser difícil vaticinar que ocurrirá en 2019 porque siendo pesimista y casi que me da la razón año a año, seguiremos con la misma historia; o siendo optimista, solo nos queda mejorar pero cada vez lo ponen mas complicado. En mi opinión, montar una plantilla competente, tener los pies en el suelo, formar unas alineaciones coherentes, como local ser un fortín pero no desperdiciar los partidos foráneos. Puede sonar a perogrullada pero es que estos años anteriores apenas se ha cumplido con lo básico. Y si hay nuevo dueño, habrá que tirar de refranes para ver cual se le aplica.

lunes, 26 de marzo de 2018

Comienza la cuenta atrás


Comienza la cuenta atrás de esta temporada con las últimas diez jornadas repartidas equitativamente entre cinco encuentros en casa y otros tantos fuera. Pero para ello mejor hacer un pequeño resumen del periplo que lleva Lucas Alcaraz con el equipo desde que lo cogió allá por finales de noviembre.

Debut en Barcelona ante los miniculés con un empate, con lo que eso conlleva de empezar con buen pie. Después vino una travesía con victorias como local (Tenerife, Córdoba y Lugo) y derrotas como visitante (Granada y Alcorcón). Las sensaciones no eran malas si nos fijamos de donde veníamos. El entrenador cogió al equipo en el puesto 19º con 15 puntos y tras estos primeros compases, la UD. Almería caminaba con 25 puntos en la 14º posición justo cuando acababa la primera vuelta del campeonato.

Se inicia la segunda vuelta en campo propio ante el Nástic y llega el primer tropiezo en casa con un empate a errores y a goles (1-1). Cuando se está en la cuerda floja, puede ocurrir que lleguen tiempos malos y eso ocurrió cuando se perdió en Oviedo y se empató ante el Numancia en el Mediterráneo. Era la jornada 24 y volvíamos a zona de peligro.

Llega el Lorca y supone un bálsamo con los tres puntos en el saco, no sin pasar apuros obviamente. Nos visita el Osasuna y se lleva casi sin querer el duelo. Otra vez rondando el descenso, pero este equipo no sé lo que tiene que cuando se la juega contra rivales directos saca lo mejor. O también puede ser que tiene cierta calidad y contra los de abajo no les da tembleque. Sendos partidos ganados ante Sevilla ‘B’ y Cultural Leonesa dan aire al club.

Y llegamos a marzo, menudo mes, la cosa es como sigue: no ganamos y como mucho empatamos ante el Huesca, uno de los gallitos este año en Segunda. Y ahora estamos en una racha negativa que no conocíamos desde principios de noviembre que supuso el cese de Ramis. Solo vemos los cero puntos en el casillero rojiblanco ante Rayo, Valladolid y Reus.

En cuanto al juego, si repaso mi perfil de Twitter con el comentario pertinente de cada partido me encuentro con que las frases mas repetidas en esta III época de Lucas Alcaraz son: en defensa son unos blandos; siempre tiramos una parte del partido; casi nunca chutamos a puerta; el rival con poco se lleva casi todo; el aburrimiento en la mayoría de las fases del partido; el contrario siempre da con algo o alguien que le hace tumbar el combate hacia su lado; es Lucas Alcaraz; etc.

También hay que reseñar que en medio estuvo el mercado invernal con la salida de Nauzet Alemán y las llegadas de Soleri (aportando un par de goles), Sulayman (buen stopper pero se carga de tarjetas) y Lass Bangoura (no se le ha visto mucho todavía). Mas las lesiones de larga duración de Tino Costa (larga, dicen), Mandi o Fran Rodríguez, y mas cortas de Verza, Gaspar u Owona. El que ha desaparecido del mapa ha sido Fidel.

En este momento en el que escribo la entrada del blog, la UD. Almería se encuentra en el puesto 17º con 37 puntos (4 sobre la permanencia) y 31-36 en goles en la jornada 32. Ahora nos enfrentamos ante dos equipos de la zona alta de la tabla (Sporting y Cádiz), con lo cual cualquier cosa positiva se agradecerá. Y los que nos queda para terminar será de la parte media-baja de la clasificación.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Otro tercio aquí


Pues si, otro tercio aquí de una nueva temporada (2017/2018) que ha pasado como las cuatro anteriores, por eso el uso del artículo otro. Estas primeras catorce jornadas ha tenido como inquilino en el banquillo a Luis Miguel Ramis que continuaba con el aval de haber conseguido la salvación. Ante la experiencia de varios años, es considerable admitir como condición imprescindible de planificación en este club es la de ser agradecido (sic) para seguir un año mas.

El hecho de repetir entrenador no necesariamente implica mantener una misma plantilla, sabiendo sus resultados ligueros, es por ello que hubo una renovación bastante importante del plantel. Un pequeño repaso a todos ellos sería: tres fichajes veteranos (Tino Costa, Verza y Nauzet Alemán), dos porteros (René Román y el inédito Fernando Martínez), dos delanteros (el esperado Caballero y el cedido Juan Muñoz), dos centrocampistas (Mandi y Rubén Alcaraz) fichados antes de los veteranos citados, dos defensas (Owona y la apuesta del coach, Fran Rodríguez) y un extremo cedido (Pervis), además de los canteranos (Hicham, Gaspar o Corredera). Todos han cumplido con el refrán de "arrancada de caballo y parada de burro" en el sentido que se han diluido como un azucarillo con el paso del tiempo.

De los que continúan, solo es salvable Joaquín porque tanto Morcillo con sus expulsiones, Pozo con su afán de tener el balón media hora, Fidel que está perdido o los inéditos Álamo, Trujillo o Motta apenas han aportado algo diferencial para solventar este estropicio.

A pesar de la situación actual en la que se encuentra el equipo, hay dos mitades diferenciadas claramente, las primeras siete jornadas y las siete últimas. Veamos un poco de números de ambas mitades hasta ahora.

· Jornada 1 a 7:
Puestos de playoff, 5º en la clasificación, con 11 puntos (importante, cinco puntos sobre la permanencia), con 8 goles a favor y 5 en contra. El equipo despliega un juego bastante reconocible, no para tirar cohetes pero sí para mantener partidos igualados que se decantan por detalles tanto hacia el rival como hacia los nuestros. En una Liga tan homogénea, el camino andado parecía el correcto.

Hasta que llegamos a la jornada 8, el partido contra el Huesca fue la clave de todo. Nos enfrentamos a un equipo con un planteamiento táctico sobre el campo que nos maniató por todos lados. Fue lo que comúnmente se llama un baño por eso no es de extrañar el marcador de 0-3 fuera claro, conciso y rotundo. Desde entonces el Almería ha ido en barrena. Analicemos esa segunda mitad.

· Jornada 8 a 14:
Puestos de descenso, 20º en la tabla, con 12 puntos (a tres puntos de la salvación), con 9 goles a favor y 17 en contra.

Es decir, en las últimas siete jornadas la UD. Almería solo ha conseguido un punto, metido un gol y encajado doce goles. Algo inusual después de ver el comienzo de la liga. En estos encuentros el equipo parecía un cuerpo sin alma, en cuanto se torcía un poco alguna circunstancia del partido, ya era todo como un Alpe D´Huez con sus porcentajes imposibles de subir y muchas curvas. Se le suma la sequía goleadora, acompañada por la escasez de tiros a puerta. El rival, sin hacer nada, cuando huele sangre ya sabe que hay un animal medio muerto al que aferrarse para sacarle todas las entrañas sin tener resistencia alguna del moribundo.

Con estos guarismos, la cuerda se rompe siempre por el lado del entrenador, así pues Ramis fue cesado y será sustituido, tras el paso interino de Fran Fernández, por un viejo conocido de la casa como es Lucas Alcaraz en su tercera época. Solo queda esperar que arregle la situación porque esto lo veo mas negro que en años anteriores porque tentar tantas veces a la suerte no siempre sale bien

Una pequeña reflexión, si tras cinco temporadas, incluida la actual, la situación del club se repite como el ajo en la que se busca un entrenador "barato" que salve la temporada, se le da la siguiente, se mantienen jugadores con nivel bajo o se traen opciones B, C, D, etc. o cuando no acompañan los resultados se cesa al míster, viene uno nuevo y se salva todo a última hora (véase cronológicamente la primera de Francisco, el descenso siguiente, el "empate" frente al Córdoba o el "partido" contra el Reus) quizás habría que mirar hacia un lado específico en el organigrama del club para encontrar los porqués de estas situaciones repetitivas.

viernes, 30 de junio de 2017

Por fin se terminó, otra vez


Cuando llegamos al último día oficial de la temporada 2016-2017 viene mi resumen habitual, pero esta vez de la segunda parte de la temporada a partir de la llegada de Ramis al equipo. Para la época anterior ya está la entrada que precede a ésta.

Se partía desde la posición 22º con 25 puntos en la jornada 27 y hemos acabado el año en la posición 15º con 51 puntos. Se podría pensar, con el paso de los años y quien se fije solo en los números, que en esa posición todo ha ido de maravilla. Nada mas lejos de la realidad, si veníamos de salvarnos hace un año por los pelos, en la 16/17 hemos repetido la historia.

De los entrenadores, como ya puse, quizás el cambio de Soriano vino tarde puesto que Ramis fue a lo fácil que es poner a los "mejores" hacerles jugar de forma sencilla y actuar con experiencia. Ello le valió para sacar 22/39 puntos. El bagaje no es espectacular pero si tenemos en cuenta que se ganaron mas de la mitad de los partidos (7/13) pues el balance es positivo. También es cierto que hubo varios partidos que entre la desidia de los jugadores y los ataques de entrenador conseguimos ver de nuevo algunos ridículos que parecían olvidados.

Comentando un poco sobre los jugadores, el once tipo o los mas destacados fueron Quique (mantuvo sus números goleadores), Fidel (segundo tramo al nivel esperado), Puertas (su temporada se puede dividir en una de cal y otra de arena), Pozo (de los pocos con alguna idea), la defensa formada por Nano - Ximo - Motta - Morcillo (dando una estabilidad y tranquilidad a la hora de defender), Joaquín (ha explotado tanto como medio defensivo como central), Borja (aportando la serenidad y experiencia necesaria para montar una estructura sólida) y termino con Casto (en algunas salvador, en otras no podía hacer mas pero contribuyó a mantener la categoría).

Del resto de la plantilla o no han aparecido (Yoda, Álamo, Sereno, los canteranos exceptuando a Gaspar), o mas vale que no hubieran jugado porque eran mas enemigos que el rival (Juanjo, Vélez, Trujillo, Diamanka, Corona), o los que en invierno ya salieron (Quintanilla, Iago Díaz, josé Angel, Dubarbier, Iván Sánchez o Chuli). Claro que en cierto modo era previsible ya que la base del año anterior se había mantenido.

Respecto a la institución en sí, al menos no nos embaucaron con un posible ascenso sino que se habló de mantenernos. Ahí si que acertaron. En el "debe" habría que hablar de la apariencia de dejadez que ha mostrado el Presidente en algunos momentos o el mantenimiento de un entrenador que no daba con la tecla semana tras semana. 

En cuanto a la afición, no es para quejarse si tenemos en cuenta que somos unos 8.000 fieles cada 15 días en el Estadio Mediterráneo. Algunos hechos puntuales con la Grada Joven, las protestas por la marcha del equipo, algunos jugadores señalados por la propia afición es lo mas destacable que ha ocurrido en la grada. pero insisto, el número no baja a pesar del ciclo negativo que lleva el club en los últimos años.

Mirando los números, la segunda vuelta ha sido casi de playoff ayudado todo eso por la cantidad de puntos conseguidos en casa lastrados, eso si, por los encuentros como visitante donde hemos sido el peor equipo de toda la Segunda División. Apuntar también que ha sido el equipo con menos empates y uno de los que tienen mas derrotas de todos los contendientes, es por ello que no nos salvamos hasta la jornada 42. Al menos esta vez el golaverage no ha sido tan escandalosamente en contra (-5).

Para concluir, con Corona a los mandos deportivos, va a ser difícil vaticinar que ocurrirá en 2018 porque siendo pesimista, repetiremos la misma historia, o siendo optimista, solo nos queda mejorar. En mi opinión, montar una plantilla competente, tener los pies en el suelo, formar unas alineaciones coherentes, como local ser un fortín pero no desperdiciar los partidos foráneos. Puede sonar a perogrullada pero es que estos años anteriores apenas se ha cumplido con lo básico.

domingo, 5 de marzo de 2017

Acabó una etapa


La semana pasada terminó la etapa de Fernando Soriano como entrenador de la UD. Almería. Cogió al equipo como recompensa por haberlo salvado, y en la entrada anterior casi que lo alababa porque al menos en casa no perdía.

No escribía desde finales de noviembre en el blog, pero desde esas fechas hasta la destitución, alargada en el tiempo innecesariamente, solo ocurrieron hechos negativos. Como no saber que planteamiento enfrentar en los partidos, la poca implicación o concentración del conjunto al inicio de los encuentros, la inclusión en el once inicial de jugadores sin actitud, la poca reacción desde el banquillo, etc. Por no hablar de la nula capacidad como visitante que sumado a la también poca capacidad como local, hacía lógica la situación en la tabla.

Desde la anterior entrada, allá por noviembre, solo hubo tres resultados positivos repartidos en dos victorias y un empate de 12 jugados. Pero vayamos a los números totales de Fernando Soriano en esta temporada. Si bien, añado el inciso de la temporada pasada.

En la 2015-2016: 4 partidos jugados repartidos así, 2 ganados y 2 perdidos con 6 goles a favor y 3 en contra. Cogió al equipo en la 19º posición para dejarlo en la salvadora 18º plaza.

Ya en la sesión actual 2016-2017, tenemos los siguientes datos:
- 28 partidos jugados (uno de ellos fue de Copa del Rey contra el Rayo Vallecano) de los cuales obtuvo mas derrotas que sumando los empates o las victorias. Numéricamente, 6 partidos ganados, 7 empatados y 15 derrotas, algo inaceptable para un equipo aspirante a algo.
- En el tema goles, el lastre de perder el 55% de los encuentros lleva consigo a una diferencia de goles negativa casi sin calcularlo. Los fríos números son: 26 goles a favor y 34 en contra. A pesar de no contar con varios delanteros, el nivel goleador estuvo en la media de los últimos años y los encajados bajaron el promedio.
- Dejó al equipo en el último lugar (22º) con 25 puntos. menos de un punto por jornada haciendo el peor puntaje de la UD. Almería en sus 9 temporadas en 2ª. Este desastre implica que el siguiente ocupante del banquillo solo puede mejorar. Añadir que de las 27 jornadas de Liga disputadas, 19 de ellas en posición de descenso sin visos de salir del agujero y del abismo de la 2ªB.
- Quizás por ser un hombre del Presidente se le tuvo especial cariño, además de los fichajes, mas bien regresos, de algunos jugadores que han aportado poco o nada o que no subían el nivel de la plantilla. La ventaja de pasar del campo al banco no se ha visto sobre el Mediterráneo.

Así pues, la etapa de Soriano como míster del club rojiblanco ha pasado a la historia. Con el paso del tiempo seguro que recordaremos mas y mejor su periplo como futbolista importante del equipo. Con la salida del mañico, el Presidente también finiquitó a todo el staff técnico y ha fichado a Lozano, otro exjugador del Almería. Habrá que ver que resultados nos depara de aquí a junio. Para mas recochineo, el "culpable" de la despedida de Soriano fue Francisco y su UCAM Murcia.

Esta entrada la escribo justo cuando el Almería ha ganado en Lugo por 1-2 con Fran Fernández comandando las huestes indálicas. Parece que estará de refilón y volverá al filial, pero al menos ha puesto fin a una racha de casi un año sin ganar fuera.